miércoles, octubre 28, 2020

Director Pablo Gerosa

Andrés Mondo: “Si hacés las cosas bien, acá las metas y los proyectos se cumplen”

Andrés “Bebe” Mondo es parte del cuerpo técnico del Seleccionado femenino de España y también trabaja con los caballeros del club Complutense. Dejó hace más de doce años Mar del Plata en busca de estabilidad laboral y no paró de crecer en el exterior. “Todo lo que me toca vivir no me lo esperaba”, asegura.

-¿Cómo surgió tu decisión de irte a España?

-Había estado diez años en Buenos Aires trabajando, luego regresé a Mar del Plata, trabajaba en los planes nacionales. Me vine a España, no sabía que iba a pasar, fue una situación forzada económica, era apostar por un cambio de vida. Por suerte llegué al Club Pozuelo como entrenador. Fue una grata sorpresa, me encontré con mucha libertad para trabajar, la paciencia para proyectos a largo plazo donde podés ver cumplir metas, y con una infraestructura muy diferente a la de Mar del Plata.

“Si haces las cosas bien acá, las metas y los proyectos se cumplen. Vine el primer año con un contrato, luego me ofrecieron cinco años como coordinador y luego el ofrecimiento fue de diez años”, detalló.

-¿Por qué creés que se fueron dando esos ofrecimientos?

-En ese momento no haba tanta gente que se dedicara específicamente al hockey, supongo que llamó la atención la seriedad de esto, la dedicación total al hockey que tenemos. Por eso creo que me vieron con una visión de futuro. Y además la predisposición para todo, estar pendiente de lo que sea, si hay que regar, regar, si hay que arreglar algo, hacerlo.

-¿Y tu llegada al seleccionado español cómo se dio?

-No lo sé (risas). Nunca pregunté el porqué de mi lugar en el seleccionado de España. Necesitaban un técnico de apoyo en el centro de alto rendimiento de Madrid, me preguntaron por mi disponibilidad, acepté. Estaban en la recta final de Rio de Janeiro, al regreso de los Juegos seguí con más responsabilidades y con la Federación empecé a trabajar en el plan de detección de talentos. Acá valoran el trabajo, te dejan trabajar tranquilo: llegué al seleccionado y me dijeron “que mis diez años de trabajo en Pozuelo había hablado por mí”, eso me impactó.

-Tuvieron un gran Mundial en Londres con un tercer lugar histórico…

-Cuando entré al seleccionado generamos unos cambios fuertes sobre todo en la forma de jugar, en los sistemas de entrenamiento dando un salto de calidad en lo físico. Para el Mundial de Londres esperábamos un gran mundial, no sé si una medalla. Pero ya veníamos muy consolidados.

-¿Soñaste alguna vez con llegar a integrar el staff del equipo nacional?

-Yo veía a la Selección como un aficionado más, no pensaba en llegar al seleccionado. Quería consolidarme en mi trabajo, tener estabilidad laboral a largo plazo. Ahora que lo veo, es increíble. Todo lo que logré con el Seleccionado de España, y con calma y tranquilidad. A veces no estar pendiente de buscar cosas, pero si enfocarte en tu trabajo diario, te lleva a ese lugar.

-También estás trabajando con el equipo de caballeros del Club Complutense

-Sí, comencé con caballeros, necesitaba seguir sumando trabajo para mi familia. Pude coordinar con el trabajo del seleccionado y me ofrecieron ser asistente técnico del primer equipo de Complutense y estar a cargo de juveniles. Es una buena combinación entre el trabajo de damas en el equipo nacional y el trabajo en caballeros en el club.

-¿Qué lugar ocupa el uso de la tecnología allá?

-Se usa mucho en la preparación física, en las cargas, tiempos, recuperación. Volcamos la tecnología al cuidado personal de las jugadoras. Y en análisis de partidos y rivales, ya queda mucho en cada staff y entrenador. Se usa cada vez más, pero intentamos no perder la esencia y capacidad de las sensaciones. Que el soporte tecnológico te guie pero se puede romper por las sensaciones y trabajo del staff. Que no nos pase por encima la tecnología.

-¿Cómo definirías el presente del hockey español?

-Estamos en crecimiento importante, tenemos jugadoras consolidadas con mucho para seguir dando, con ganas de seguir. Hoy hay resultados tangibles que motivan. Y a la vez un grupo que se amplía con jugadoras jóvenes del sub 21 que se suman a trabajar con el mayor. Seguimos en crecimiento. La incertidumbre es la de todos, como será el regreso a la actividad internacional.

-¿Qué sensaciones tuviste cuando enfrentaste a la Argentina en el Mundial de Londres o cuando volviste a Mar del Plata pero como parte del equipo español?

-En el Mundial de Londres en el partido frente a Argentina, me emocioné mucho. Era la primera vez que escuchaba el himno luego de haberme ido del país. Mis compañeros me acompañaron en ese instante. Luego, una vez terminado el himno, a trabajar y a ganar. Y cuando jugamos en Mar del Plata, significó volver al sintético de mi ciudad, donde tengo todos los recuerdos. Donde me formé. Yo había vuelto al país en varias ocasiones a visitar a mi familia, pero no a ese sintético. Fue fuerte y a la vez lindo poder mostrarle a mis compañeros mi ciudad.

“Hoy estoy muy a gusto en mi rol, trabajamos tranquilos, acá podés proponer con libertad. Estoy enfocado en esto y lo que vaya dándose se va a dar. No pienso en planes a futuro, disfruto y trabajo en el presente. Esa es la filosofía que aprendí acá”, finalizó.