viernes, septiembre 25, 2020

Director Pablo Gerosa

Antonella Rinaldi, “la goleadora”

Hablamos con Antonella Rinaldi, jugadora de GEBA. Sus años en el club, los campeonatos logrados, los objetivos a futuro.

“Por un lado, el parate estuvo bueno al principio para frenar un poco, descansar. Enfocarme en algunos proyectos que no tenía tiempo de hacer, comer mejor, frenar el ritmo acelerado que uno lleva en la cotidianeidad. Ahora ya estoy para que termine y volver”, analizó Antonella sobre esta etapa alejada de las canchas. “Vendrá una nueva normalidad, de todo se aprende, habrá protocolos que incorporar a la hora de volver a los entrenamientos, nuevos hábitos. Ojalá que podamos arrancar cuando antes con los cuidados necesarios”, agregó.

– ¿Cómo imaginás será el regreso a la cancha?

-Mientras se encuentre el protocolo para poder adaptar los entrenamientos, los uno contra uno, poder jugar un poco, estar en la cancha, me adapto. Supongo que se irá avanzando a medida que pasen los días. Espero en un festejo de gol no olvidarme de todo y empezar a abrazar (risas). Ya nos la ingeniaremos para inventar algo.

– ¿Qué campeonato con GEBA recordás de manera más especial?

-Todos los campeonatos se festejan. Todos fueron diferentes, me cuesta elegir uno, en algunos metí gol, tenía edades distintas, algunos fui goleadora del torneo. Recuerdo una final con Ciudad, jugando el clásico en Quilmes, que al minuto y medio de comenzado el encuentro convertí un gol, nadie estaba esperando ese gol. Y otra final que estuvo buena también con Belgrano en Ciudad de Buenos Aires que ahí también convertí. Y el Play Off que fuimos locales, fue un año hermoso. Todos tienen su encanto.

– ¿Llevás contados todos los goles que convertiste?

– ¡No tengo idea cuantos goles tengo hechos en mi carrera! Mi memoria es un desastre. Tampoco sé a qué rival le convertí más goles. Las estadísticas no van conmigo. Lo que si me pasa es que, si no convierto gol en un partido, me voy mal. Tal vez fue un partido bueno, pero si no meto un gol me voy molesta. Y al revés, el partido puede ser malo, pero si convierto, me tranquiliza.

-En GEBA compartiste muchos equipos con jugadoras reconocidas y de selección, ¿Cómo fueron esas experiencias?

– Siempre valoré mucho jugar con reconocidas jugadoras y con chicas del seleccionado. Siempre me sentí cómoda jugando con todas. En los equipos que estuve siempre fueron muy buenos. Jugué con Luciana Aymar un año, fue algo único.

– ¿Qué entrenador te marcó más en tu carrera?

-De todos mis entrenadores me llevo cosas positivas. Clave fue Marcelo Garrafo, porque yo venía de no tener muy definido mi puesto y él me puso de delantera y me establecí ahí, y me enseñó a ver el juego desde lo táctico. Aprendí mucho con él. Los años que fui entrenadora de menores traté de incorporar las herramientas que él me dio para transmitirles a las chicas.

– ¿Cómo fue tu inicio en el hockey?

– Empecé en la escuela con el hockey, hice muchos deportes, tenis, paddle, gimnasia deportiva. Me enganché con el hockey en el colegio, me federaron y competía y después empecé a ir al club Ferro. Luego tomé la decisión de pasarme a GEBA, mi papá jugaba ahí, y ya me hice de mi grupo de amigas.

– ¿Qué planes tenés a futuro?

Tengo 29 años, me siento con experiencia y con una buena edad para poder seguir. Irme a Europa a jugar es un pendiente. pero bueno, tengo otras responsabilidades acá, prioricé mi trabajo y el club, y todavía no encontré el momento de hacerlo.

– ¿Se sigue analizando la final perdida con Lomas el año pasado?

– ¡No me podés preguntar eso! (risas) No jugamos bien en todo el Play Off. Fuimos a penales en la final con Lomas y ahí no convertí. Me quiero morir (risas). En ese momento me fui muy enojada, yo dudé al ejecutar el penal y ahí fallé. Pero bueno, siempre hay revancha y estamos listas para lo que venga.

Valoro mucho el gol de cualquier jugadora, goles de rebote, de alguna defensora que lo convirtió. En entrenamientos lo valoro también, el gol siempre se festeja”, cerró la goleadora.