viernes, septiembre 25, 2020

Director Pablo Gerosa

Daniela Maloberti: “El seleccionado es una decisión de vida”

SOLO HOCKEY tuvo una linda charla con Daniela Maloberti, reconocida goleadora y ex jugadora del seleccionado nacional. Su regreso al hockey tras ocho años alejada de las canchas, el nuevo desafío de entrenar menores en Ferro y un repaso por su carrera deportiva. “Siempre sentía que como jugadora me faltaba algo”, asegura. 

– ¿Por qué tu regreso al hockey como entrenadora de menores?

-Ya entrenaba menores antes de dejar el hockey, siempre me gustó y era algo que tenía en el tintero. Me había alejado ocho años del deporte y luego de mucho pensarlo el año pasado hice una escuelita para nenas conocidas que las entrenaba por gusto. Y a fin de año me acerqué a Ferro, les dejé mi cv deportivo y me sorprendió gratamente el llamado, me ofrecieron la séptima C y ni lo dudé. Estoy muy agradecida.

– ¿Qué hace especial el entrenamiento de las más chicas?

-Me gusta el vínculo con los más chicos, es un ida y vuelta de trasmitir aprendizajes. Ver a una nena que le sale algo que le estas enseñando, es excelente esa conexión que se logra. Me encanta y aspiro a poder dejarles algo de lo que yo viví.

– ¿A qué se debió tu alejamiento por ocho años?

-Me había cansado un poco del entorno del deporte, luego con mis sobrinos me reencontré en el hockey, los fines de semana viéndolos jugar. Y me hizo acordar de por qué disfrutaba yo el deporte en familia. Pensé en volver a conectarme y sé que lo más importante de trabajar son con los menores.

-Pasaste por Mitre, Banfield, Lomas, San Lorenzo…

-Sí, Ferro es mi quinto club. Arranqué en Mitre a los cuatro años, una gran escuela he tenido ahí con entrenadores de gran calidad. A los 17 años nos fuimos a Banfield donde había amigas y nos encontramos con un gran proyecto de Holan y Marelli, ascendimos hasta la A. De ahí me fui a Lomas, donde también salimos campeonas. De ahí nos fuimos a San Lorenzo con mi hermana Silvana. Y ahora yo me acerqué a Ferro para entrenar a las nenas y me convenció el entrenador, me ganó por cansancio y me convenció de jugar. Es un gran grupo, te motivan, me divierte.

– ¿Cómo es compartir cancha con un hermano?

-Mi último año de deporte fue en san Lorenzo jugando con mi hermana Silvana. El que lo pueda hacer, no hay nada más lindo que disfrutar la cancha con un hermano. Y para mi Silvana es una de las mejores defensoras que tiene el país. Es la mejor de los cuatro hermanos por lejos, tiene una cabeza y frialdad espectacular. Me encantaría que mis sobrinos nos vean jugar juntas.

– ¿Cómo fue tu paso por el seleccionado nacional?

-Fue una gran experiencia, hubo momentos muy emocionantes, vestir la camiseta es hermoso. No soy de las que siempre lo soñó de chica, pero cuando me tocó fue espectacular. A la Champions de 2007 en Quilmes con la familia en la tribuna no me lo olvido nunca. Pero es mucha presión, hay que estar preparado físicamente y psicológicamente. Yo era muy autoexigente, sumado a los cuidados de alimentación, entrenamientos, a mí me pesaron demasiado y a la larga me terminaron sacando del seleccionado.

-En base a tu experiencia, ¿Creés que no se cuida a los jugadores desde lo emocional?

-Sería clave darle mucha importancia al aspecto psicológico y desde antes de llegar a mayores. Tener un psicólogo deportivo que te vaya llevando. Es una decisión de vida que genera presión, tenés que tener una familia que te banque atrás. Es maravilloso estar en el seleccionado, pero es esfuerzo y la decisión es de vida. Que los procesos sean los que tienen que ser y que no se salte nada.

– ¿Qué entrenadores te marcaron?

-Ariel Holan, una bestia del hockey, te hacia ver cosas que no podías entender. Y Gabriel Minadeo que me tuvo desde chica, fue mi formador en los seleccionados, una persona encantadora, muy paciente, que te escucha.

– ¿Tuviste la oportunidad de jugar en el exterior?

-Sí, y lamento no haberla podido aprovechar a los 22 años. Pero la verdad es que mi familia y amigos me tira mucho, eso no me permitió irme a otro país.

– ¿Qué pendientes te quedaron con el hockey?

-Me faltó viajar a un Mundial ya que me bajé un año antes, y el Juego Olímpico. Pero a nivel club no me quedó nada pendiente, salí campeona con un equipo de la A, tuve ascensos.

– ¿Te gusta que reconozcan tu carrera deportiva?

-Un poco de vergüenza me da, pero está buenísimo y lo agradezco. Yo siempre pensé que como jugadora me faltaba un montón, nunca prestaba atención a por ejemplo “soy goleadora”, porque pensaba en la parte física, siempre sentía que me faltaba algo…

– ¿Planes a futuro?

-Seguir como entrenadora mucho tiempo esa es mi idea, ir por el ascenso con las chicas de Ferro, y luego veremos, el tiempo dirá como seguimos.