miércoles, octubre 28, 2020

Director Pablo Gerosa

Diego Barbas: “Hay muy buena calidad de árbitros en el país”

Diego Barbas es un reconocido árbitro internacional de hockey y capacitador de la CAH. Habló con SOLO HOCKEY sobre sus inicios en el hockey pista, las experiencias en el exterior y cómo ve el arbitraje argentino. Una muy interesante charla que no te podés perder. 

“Más allá de que se pueda entrenar el físico, la parte técnica la podés entrenar arbitrando partidos únicamente. Estamos conectados por zoom repasando cosas a nivel reglamentario, pero nada sustituye la cancha”, comenzó Diego comentando sobre el presente de los árbitros alejados del campo de juego por la pandemia.

-¿Cómo continuaron con las capacitaciones de la CAH?

-Todas las capacitaciones que se hacían en la CAH hasta ahora eran presenciales, y bueno, tuvimos que abrir la posibilidad al zoom, que seguro seguiremos utilizándola como herramienta. Creo que llegó para quedarse.

-¿En qué momento de tu carrera te agarra esta nueva normalidad?

-Esto me agarró un poco sobre el final de mi carrera internacional, estoy a poco de retirarme porque podés arbitrar hasta los 47 años a nivel internacional. Mi meta es llegar a los cien partidos internacionales si se puede. Y continuar con las capacitaciones.

-¿No quedaste seleccionado para ir a los Juegos Olímpicos de Tokio?

-No, quedé fuera de los Juegos Olímpicos y en teoría la lista de árbitros designados se mantiene para la reprogramación. Si me habían designado para el Mundial de Pista, la información que llegó es que se mantienen las designaciones también.

-¿Tu historia con el hockey arranca con el hockey pista?

-Sí, mi historia con el hockey comenzó con el hockey pista. En Río Gallegos sólo se podía jugar pista no había césped. Luego cuando me mudé comencé a jugar césped pero seguí arbitrando pista, siempre lo hice. A nivel internacional hay menos torneos que jugamos, por eso tengo 36 partidos solamente arbitrados a nivel internacional en pista.

-¿Cuál de los dos elegís?

-Son dos cosas diferentes, la pista me encanta porque es donde arranqué pero el césped tiene otro ritmo. Y también me gusta. Si tuviese que elegir me inclinaría por la pista, pero el césped me apasiona.

“Cuando yo empecé a arbitrar, había off side, ¡imagínate todo lo que pasé! (risas) Por supuesto que cambió mucho el reglamento, siempre se busca hacerlo más atractivo y vistoso el deporte, hay que actualizarse permanentemente”, comentó Diego.

-¿Cómo analizás al arbitraje argentino?

-El arbitraje argentino siempre tuvo muchos árbitros buenos a nivel internacional, que han dirigido finales. La idea es que siga habiendo, por eso trabajamos para eso, en capacitaciones que los preparen lo mejor posible. Hay muy buena calidad de árbitros en el país.

-Siempre hay polémicas sobre las distintas interpretaciones del reglamento…

-Se busca que la interpretación sea la misma, que el arbitraje sea de la misma manera, con iguales lineamientos de la federación internacional. El estilo de juego en cada región es diferente, algunas cosas se adatan según el torneo, pero la interpretación de la regla debe ser la misma.

-¿Es distinto dirigir mujeres y caballeros? ¿Y torneo local o a nivel selecciones?

-La realidad es que mujeres y varones tienen ritmos de juego diferente y se nota. Uno tiene que estar preparado para el ritmo de caballeros. Es otro deporte, aunque suene raro decirlo. Es diferente entre el torneo de clubes y el torneo de selecciones, a nivel clubes los jugadores no se cuidan tanto como en el de selección donde se cuidan más de protestar, cuidando más la imagen de la federación o cuidan el puesto.

-¿Cómo es dirigir en el Metropolitano? ¿Prepara para salir al ruedo internacional?

-El Metropolitano es el mejor de América, por el ritmo de juego, calidad de jugadores, cantidad de equipos. Me ayudó mucho dirigir el torneo, porque me dio un roce que no hubiese tenido en otro lado. Me abrió puertas.

-Tu mejor recuerdo arbitrando…

-El más lindo fue mi primer partido del mundial de India 2018, un partido con la cancha llena con 15 mil personas. Los locales son jugadores muy habilidosos, con estilo de juego muy diferente a nosotros, pero es muy lindo verlos jugar. Para mí fue el que mejor arbitré. Yo iba tranquilo, si bien era mi primer Mundial, pensaba que no me iban a tocar partidos tan decisivos. Y quería vivir y disfrutarlo como primera experiencia, sin que los nervios me jugaran una mala pasada. Y cuando me llegó la designación del primer partido de India, no lo podía creer. La lógica era que en el primer partido del local iban a designar a árbitros con experiencia. Fue inolvidable.

-¿Y el peor?

-En el partido entre Quilmes y Ducilo en 2006, hubo muchos problemas, gente que ingresó a la cancha y fui suspendido luego de ese partido. Fue de lo más difícil que me tocó arbitrar, pero me sirvió para aprender muchas cosas.

-¿Pendientes que tengas en el arbitraje?

-Me faltarán los Juegos Olímpicos, para Tokio no fui designado y para los otros no llego por la edad. Pero pude arbitrar muchas cosas, todo lo que tenía posibilidad lo hice, estoy conforme.

-¿Cuándo te retires vas a seguir en el camino de la capacitación?

-La capacitación me apasiona, no sólo por enseñar en sí, sino poder transmitir lo que viví. Marcar falencias que tuve, siempre sirve decir eso. Que otros árbitros no tengan los faltantes que tal vez yo tuve. Creo que voy a seguir en el camino de la capacitación y coordinación porque me gusta mucho.

-¿Quiénes son tus referentes?

-Todos en mayor o menor medida me enseñaron algo, coordinadores, compañeros. No podría nombrar a todos. Uno fue Horacio Cervetto, cuando comencé. Juan Garreta, el “Negro” Fernández, el “Tierno”. De todos. Y Soledad Iparraguirre, siempre apoyando en todo. No sólo desde la técnica, sino del afuera, del “lado b” de árbitro que no se ve en la cancha y que te forma como persona también.