sábado, septiembre 21, 2019

Director Pablo Gerosa

Las Leonas irán por el bronce

Después de una de sus mejores presentaciones en la FIH Pro League, las Leonas perdieron en la definición por penales frente a Australia. El sábado (9.30 am) definirán el bronce contra Alemania.

 En el estadio Wagener de Amsterdam, el mismo en el que el seleccionado argentino ganó el Trofeo de Campeones de 2001, hubo sensación de injusticia y lágrimas de frustración. Injusticia porque de ninguna manera las Leonas merecieron irse con las manos vacías de su semifinal de la FIH Pro League ante Australia ya que a lo largo del tiempo reglamentario habían sido muy superiores a su adversario. Y frustración porque tras el 1 a 1 la derrota por 4 a 3 en los “shoot outs” obligó a que el equipo juegue el sábado contra Alemania por la medalla de bronce. La final del torneo la protagonizarán Holanda -superó por 2 a 1 a Alemania- y Australia.

Fue mucho más Argentina en el primer tiempo pero entre la impericia para anotar de corner corto -el perdedor tuvo diez chances con el fijo a lo largo del partido- y alguna mala suerte en la definición, se escapó un parcial que bien pudo haber sido favorable por una diferencia de entre dos y tres goles.

Las Leonas golpearon primero. A los 4 minutos Victoria Granatto encontró sola en el área a Julieta Jankunas y la delantera cordobesa, de media vuelta, puso el 1-0 parcial con su quinto festejo en el torneo. El gol no cambió nada. Argentina siguió dominando el juego, sumando situaciones de riesgo, penetrando en el círculo y haciendo grande la figura de la arquera Bartram. Pero Rebecchi, Albertarrio y Trinchinetti fueron desperdiciando sus chances. Y Australia, casi en primera llegada, marcó el empate. A falta de un minuto para el cierre del primer tiempo el corner corto de Jodie Kenny se desvió en el palo de Sauze y Succi no pudo reaccionar.

El 1-1 se mantuvo hasta el final. Y se mantuvo en un segundo tiempo en el que si bien Argentina bajó el ritmo, siempre fue más. Tanto que los números de las estadísticas no se modificaron y así Argentina terminó con 35 ingresos al círculo contra 11 de su rival y con 18 tiros al arco contra apenas tres.

Llegaron los penales y la definición. Argentina arrancó con Rebecchi fallando el suyo y con D’Elía y Albertarrio manteniendo la esperanza hasta que Cosentino (otra vez ingresó para los penales, como lo había hecho en el CeNARD ante las propias australianas) se lo atajó a Kenny. Marcó otra vez D’Elía -penal tradicional por la infracción que Lynch le hizo a Jankunas- y falló Peris. Entonces Di Santo, que no había tenido minutos de acción, tuvo la chance en sus manos. Pero falló la juvenil de apenas 19 años. Y después Williams cerró con su gol la primera tanda. Ya en la segunda, la decisiva, marcó Malone y erró D’Elía. Para desatar la alegría australiana. Para provocar la injusticia y la frustración del otro lado.

Argentina formó con Belen Succi; Sofía Toccalino, Silvina D’Elía, Valentina Costa; Rosario Luchetti, Lucina Von der Heyde, Victoria Sauze, Florencia Habif; Agustina Albertarrio, María José Granatto y Carla Rebecchi. Luego ingresaron Agostina Alonso, Cristina Cosentino, Victoria Granatto, Eugenia Trinchinetti, Micaela Retegui, Celina di Santo y Julieta Jankunas.

Prensa CAH.