miércoles, octubre 28, 2020

Director Pablo Gerosa

Rocío Sanchez Moccia: “Volví para ir a Tokio, me cuesta pensar que ahora falte tanto”

La Leona se sumó a nuestro desafío #ENTREVISTAS vía Instagram LIVE. Su regreso al Seleccionado el año pasado, la postergación de los Juegos Olímpicos de Tokio y la experiencia jugando en Europa. “El día que me retire dejo todo, cuelgo el palo y digo chau”, aseguró.

“La postergación de los Juegos Olímpicos fue algo muy triste, quedaba muy poco para empezar. Estábamos ilusionadas y entrenando a full. Ahora que se posterga un año es muy duro, además con la incertidumbre de la pandemia que no se sabe cómo terminará”, comenzó Rochi refiriéndose a sus sensaciones sobre el panorama deportivo mundial. En su caso, había regresado a Las Leonas en el mes de octubre pasado con la idea de ir a Tokio a mediados de este año. “Mi idea fue volver a entrenar para poder ir a los Juegos de Tokio.  Pero bueno, no sé cómo seguirá esto, me cuesta pensar que falta tanto otra vez”.

-Apenas hace dos meses se estaba disputando la Pro League con Holanda y parece que pasaron meses…

-Sí, además me pasó que yo no fui a la gira de Australia y Nueva Zelanda con las chicas, y me parece más lejos todavía lo que jugamos por la Pro League en febrero en nuestro país.

– ¿Cómo continúan los entrenamientos con el Seleccionado en medio del aislamiento?

-Al principio de la cuarentena el cuerpo técnico nos dio cierta libertad porque era muy incierto todo, cada una entrenaba a su ritmo y ganas. Todas estábamos comprometidas. Ahora lo hacemos vía zoom tres veces por semana, una hora y media. Variamos las rutinas, pero lo que nunca falta son ejercicios de piernas. Esta bueno hacerlo juntas porque nos motivamos, pero es raro. La incertidumbre no ayuda.

– ¿Cómo vivís vos personalmente esta cuarentena? ¿Qué haces en tu tiempo libre?

-No me gusta desperdiciar el día. Me gusta estar activa pero también hay momentos de bajón. Me levanto a las ocho, saco a los perros, desayuno, entreno hasta el mediodía. Cocino, almorzamos con mi novio, a veces entreno a la tarde con el Club. Hago compras…mis tiempos libres estoy mucho con la cocina. Arranqué con cosas de la facultad, pero se me rompió la computadora así que quedó ahí. Igual como todos, la cuarentena da altibajos, tengo miles de sensaciones en un mismo día.

– ¿Imaginás en cómo será el regreso a las canchas?

-No sé cómo será la vuelta. Nuestro deporte es de contacto. No imagino un entrenamiento. Va a depender de cómo se cuide cada una muy responsablemente, porque podés ser asintomático y no saberlo y contagiar. No es un tema menor, no es empezar a entrenar y listo. ¡Qué difícil jugar con barbijo! ¡Entre el protector bucal y el barbijo va a ser complicado escucharse y entenderse!

– ¿Cómo fue tu experiencia como jugadora en Madrid y Holanda?            

– Amé la experiencia. Poder vivir otra cultura, conocer otras ciudades, Europa es muy distinto. Además, me quedaron muchas amigas. Pensé mucho volver a Madrid, pero se extraña mucho, me cuesta estar lejos, extraño mi casa, mis perros, mi novio. Ya con el Seleccionado me perdí muchas cosas y estando jugando afuera también: cumpleaños, nacimientos y hay veces que decís “quiero estar”.

– ¿Sigue estando la espina del último Mundial?

-Me quedó una espina tremenda de Londres 2018 pero luego se me pasó. Me sirvió el tiempo sabático que me tomé para pensar y descansar la mente. Ojalá llegue al próximo Mundial que sería el tercero en mi cuenta personal. Me motiva a seguir poder ir por la medalla.

– ¿Pensaste en tu retiro definitivo?

-Sería una buena oportunidad dejar de jugar luego del próximo Mundial que se va a jugar en Madrid, sería lindo un cierre en esa ciudad que tanto me gusta. ¡Pero todavía no lo pensé! Lo que sé es que, si dejo la Selección, dejo el Club también. El día que me retire, dejo todo. Cuelgo el palo y digo chau.

-La cocina que tanto te gusta, ¿Es una opción para cuando dejes el alto rendimiento?

-La cocina me encanta, siempre quise tener un emprendimiento personal con la cocina, me gusta lo dulce. Me veo en eso. Y me metí en marketing para poder administrar mi propia empresa. Creo que voy por ahí.

“Todo esto va a pasar. Les diría a las más chicas que ya juegan que no dejen de charlar con sus compañeras de equipo. Intenten mantener los vínculos, por ejemplo, en las horas que antes se entrenaba. No perder la paciencia y saber que vamos a volver a juntarnos”, cerró.